Historia de la RMCPyS

La Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales surgió en 1955 en la entonces Escuela Nacional de Ciencias Políticas y Sociales, como expresión del incipiente proceso de institucionalización y profesionalización de las ciencias sociales.

1, 1953
Número 1, 1953
1
Número 1
2
Número 2

Durante sus primeros años, la RMCPyS fue el órgano de difusión de la única escuela dedicada a formar profesionales en sociología, relaciones internacionales, ciencias políticas, administración pública y ciencias de la comunicación, por lo que los artículos que en ella se difundían se convirtieron en una fuente de consulta obligada para todos los interesados en el estudio de las ciencias sociales. Su periodicidad era entonces trimestral y a pesar de que su edición era evidentemente sencilla, su valor radicaba en el puente de comunicación que estableció tanto al interior de la comunidad de la Escuela como, posteriormente, con otras instituciones académicas nacionales e internacionales.
Las características iniciales de la RMCPyS se conservaron a través de los primeros 39 números, pero a partir del número doble 40-41 (1965) se dieron algunos cambios relevantes. Ello coincidió con la propia transformación de la Escuela Nacional de Ciencias Políticas y Sociales en Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

El nombre de la Revista también ha experimentado cambios: del original Ciencias Políticas y Sociales a Revista Mexicana de Ciencia Política y, en 1975 (número 81), cambió una vez más a su nombre actual: Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales (RMCPyS).

Durante el periodo 1992-1995, la RMCPyS, que hasta esa fecha había sido responsabilidad de la Coordinación de Extensión Universitaria, comenzó a ser editada por la División de Estudios de Posgrado de la propia Facultad. Con ello se buscaba consolidar su carácter de órgano especializado de investigación, asociado al núcleo de estudiosos e investigadores abocados a la generación de nuevo conocimiento y a la formación de las nuevas generaciones de científicos sociales.
Como órgano de difusión científica del Posgrado, la RMCPyS fue capaz de consolidar ciertos rasgos permanentes que definieron, hasta hace muy poco, su identidad particular. Ello resultó más significativo durante su Quinta Época (iniciada con el número 161, julio-septiembre de 1995) en la que modificó tanto su periodicidad a partir del número 175 (enero-abril de 1999) de trimestral a cuatrimestral, como buena parte de sus contenidos, a la luz de la Reforma Académica del Posgrado, que se tradujo en la creación y aprobación del Programa de Posgrado en Ciencias Políticas y Sociales, en enero de 1999.

Así, la RMCPyS mantuvo como eje de decisión editorial la diversidad disciplinaria ofrecida por el Programa de Posgrado, incluyendo materiales relacionados con disciplinas afines, tales como la economía, la historia, la filosofía y la antropología, entre otras, contribuyendo a lograr una mejor comprensión de la problemática social nacional e internacional. Los temas abordados referían a los niveles regional, nacional, latinoamericano y mundial.

De frente a su Nueva Época, replantea su perfil editorial para potenciar su impacto y visibilidad, convirtiendo sus cualidades esenciales en factores multiplicadores al servicio de la generación y comunicación de un nuevo conocimiento disciplinar articulado e integrado, acorde con la (re)evolución epistemológica, científico-tecnológica y comunicacional actual.

De esta forma, la Revista Mexicana de Ciencias Políticas y Sociales a lo largo de su historia ha conjugado su objetivo de contribuir a la consolidación de una nueva identidad académica e institucional, con el hecho de ser un foro abierto a la producción científica del área de las ciencias sociales, en general, coadyuvando a la formación plural e integral de científicos, intelectuales y expertos capacitados para el desempeño académico y profesional, así como a la difusión de conocimiento de vanguardia, académicamente relevante y socialmente pertinente.